Pensamientos/Recuerdos, Relatos, Sentimientos

13 Reasons to stay.

Tigre. Ayer, Sábado 26 de mayo, el río amaneció así: rojo como de sangre, como se tiñó el agua en la bañera de Hannah en el episodio final de la season 1 de 13 Reasons Why.

5b099dcfe5722_aguas-rojas-rio-tigre

Esa misma mañana, yo estaba en mi cama, aterrado, intentando descansar algo, herido de miedo y de amor después de haber terminado la primera temporada de 13 Reasons Why a las 7am, y despertándome a cada rato, empapado en miedo y sudor.

Yo conocía a alguien que se parecía mucho a Hannah Baker.
Alguien que al terminar de ver la serie me llamó (hace un año), muy angustiada.
And I was such an asshole.
And a hurt one, at that.
Nevermind I had reasons to be mad.
I hadn’t seen the series, nor I intended to.
Upon finishing the last episode of season one, the sheer idea that I could have lost her irreparably from this world shattered my soul to its very core. 

Más todavía, con nuestro contexto vital actual.
Y cuando digo nuestro, quiero decir en realidad mío, porque de ella se poco y nada.
El nivel de miedo y ansiedad que sentí, no lo había experimentado jamás. And there was nothing reasonable I could do, after writing an email to her (another one she’ll probably never reply), except trying to get at least a few hours of worried-sick sleep.

Este es un mensaje para tod@s. Público, como mis perfiles en las redes sociales, porque si bien no comparto todo lo que pasa en mi vida, no tengo nada que quiera ocultar.
Por el contrario, siento la urgente necesidad de compartir mi experiencia, para que no haya más Hannah Bakers, ni siquiera en la ficción.
Para que los problemas se solucionen en vida, y a tiempo.

Y tengo que empezar por decir que yo soy Hannah Baker, even though I’m not.
Quiero decir que la entendí. Plenamente. Entendí su soledad, su dolor. Su decisión.
I kind of have been there, even though I haven’t done that.
Y soy Clay Jensen, que perdió a su enamorada, a su ideal de amor, enceguecido por el contexto, por ignorancia, y por su propio dolor. Left behind to have to deal with so much pain. Too late to support in life the woman (girl) he loved.
Tambien soy parte Neandertal, como cualquiera puede atestiguar.
And I’ve made mistakes. Big ones.
Being human, I don’t know if there’s any way to be free from them in this world and life.
Y soy su mamá, y su papá, y mi corazón, a veces, como el de Hannah, no puede (¡ni quiere!) dejar de sentir todo lo que pasa a mi alrededor, aunque se trate de dolor.

And these past number of years I’ve felt alone, used, abused, misunderstood, ignored, stepped on, denied, betrayed, left behind. Unloved.
Not just by one, but by many people I used to trust.

And I know it isn’t just me. It’s something that is likely to happen to every one of us in this day and age.

“Cuando me haya ido, cuando ya no esté, quizás ahí finalmente se van a dar cuenta, y entiendan por qué.”

I feel invisible to most, unseen.

Curioso cómo la mente fantasea que desapareciendo del todo, finalmente lo van a ver.

Quizás como un lemming (referencia al videojuego de 1991), sacrificándose a uno mismo al servicio de los demás, en una suerte de wake up call:

“I was here, I reached out, and you didn’t see me. You didn’t want to see me, or you couldn’t. It’s ok. Just don’t do that to others from now on.”

Still, I’m old enough to know another wrong doesn’t make a right.
And to know we all have a responsibility to shine.
To be there for others, as well as for ourselves.
So, from within all the pain I find myself in, I share with you my 13 Reasons to stay:

  1. I love you. All. I do. And that’s how I know there is still love in the world. Even when I’ve felt unloved, and I still do. Even in the unloving absence of those I need most, I love. So you stay too. Even if you can’t bear the pain, like I sometimes can’t. Don’t add to it. Come near, and we’ll sort things out.
  2. We’re still breathing. Our hearts beat. That means you’re part of the living world. That means you’re free to change. To make new choices. To improve the world. To be there for others like you. And to help even those who are not like you (and live too, in pain).
  3. There was one, near two thousand years ago, the bible and many many people still tell us about. He made one such sacrifice, though he didn’t take his own life. He let others take it, at the ignorance of His pain. His name is Jesus and he came back from the realm of death. He ascended to the Spiritual realm, and promised He’d return. So, there’s still hope in the wait. There’s reason to endure. And if you do, you’ll live to see many beautiful things can spring from well endured pain. There was another great saint, named Buddha. He taught pain is part of existence, and cannot be avoided. “There can be no lotus flower without the mud”. What can be avoided is suffering, and that’s where the capacity to improve comes in.
  4. Patience is a virtue. So be patient. Strive for wisdom.  Know your feelings, your thoughts, your pain. Don’t hurry, we all have to face death some day.
  5. Stay, so you can be there for others, as you needed and still need others to be there for you. Also, piece of advise: rest well. If you can’t, seek help.
  6. Beyond the scope of fiction – human statements, limited, constrained, and marketing based – there is life. There is the realm of Spirit, and God. Even when you feel you’ve been forsaken by everyone around, and those that would help you are unable to, there is still hope in life. I’ve found that even the tiniest bug can be, on extreme occasions, a savior, a friend, when there was no one else. Also, try to keep in mind that if you quit on your end of the world, it falls on everyone else. And you are not the only Hannah Baker. There is an ever growing number of people being hurt in the world, and we could become friends.
  7. Seeing children play. Seeing them love. Adults have been longer in this place. We’re more hurt, snowed under so many responsibilities, and we have a tendency to forget. If there aren’t any kids around, fucking move your ass. Walk. Take a bus. A tour. A vacation. A detour. Remember you are free. And if you see kids that aren’t happy. Move your ass as well. Give them a chance, a place to play. Cheer them up. Play with them.
  8. Boundaries. Death is the ultimate boundary. Suicide the worst. And one from which there is no return. You can’t make anything that you got wrong, right, after that. At least as far as we can tell. There’s plenty of other more flexible and loving boundaries you can set.
  9. You are not alone in this world. At the very very least, I’m here. And if you’re feeling lonely to the point of tears, let me translate it for you: I’m near. Living on the same planet, fighting the same fights. Dealing with the same pains. Though I might experience or deal with them differently. I’m right by you. And together we’re stronger than two.
  10. You might be longing, like I do, for the company and support of people very dear to you, you wish you hadn’t had to say goodbye to. She or he, or they, might still be in the realm of the living, and even nearby. Others, might already have passed away. If you quit now, out of pure pain, what hope is there to heal and meet them again someday? It might be  that it appears as if there is not the faintest chance that you may see them like you’d want on this very life, which I know hurts really bad. It’s the story of my life. And still, you can live your life honoring your feelings, even if those persons’ feelings towards you have long been gone. You can make your life a statement of healing, and truth, and hope. No one knows what will come next. You may still find what your heart needs, right on this very Earth, right on this very life. Even when you may feel that all is lost beyond repair. Don’t turn away from pain, except to rest. Breath it in, and breath it out. Not only is it a necessary and unavoidable part of life, it’s a great compass for your heart and soul. There where you feel emotional pain, it means you care. And it’s likely that it is where you’re most alive right now. Where your attention and insight is required to move on to whatever comes next. Pain is the flipside of love, in this sense. And I promise: it will always get better after it gets worse. Also, remember if it’s too much for you to bear on your own, that you can seek help. You are not utterly and completely alone. You – we – can learn to deal with the hardships of life better and better each day.
  11. Family and friends. Life is already hard for them, like it is to everyone else. We all wear masks to some extent. But friends and family will be quick to call truths out on you. Give them as many chances as you can. It’s one of those investments that may return ten fold. Even when they don’t treat you fairly, you can still be a good friend to them (and that means also facing them when they’re doing something wrong!), and so they may even learn, and become better friends one day.
  12. Other people around you are trying to explore and tell their story too. Listen carefully to their stories, and maybe you’ll find you can help each other out.
  13. If you leave, alone, uncalled, leaving everyone you love behind, what are you leaving to those you loved and loved you back? Things can go wrong, and do go wrong, a lot of the time. If you were to end your own life, to leave like that, before your time, without telling anyone, leaving them (us) to find what was once you, what hope is there for love? Stay, get near, and we’ll work whatever needs to be worked, together, out.

So please, if you’re considering, or ever consider taking your own life, don’t.
Please, stay.
Ask for help.
And help others overcome their problems too.
We can make our lives here better.
We really can.

I took the train to Tigre the following day, and boarded one of the catamaranes in the first pic (I had been planning to, since Friday 25th – long weekend, fine weather, needed the fresh air).
Water was back to normal, as far as the naked eye could tell.

tigre

Advertisements
Relatos, Sentimientos

La diosa triste

Esa mañana, una lágrima recorría su mejilla,
y una más,
y otra.
Qué sería lo que pasaba dentro de ella, sin que lo supiera?
No más que preguntarse hizo falta:
era él,
su favorito,
su amado.
Apenas otro pequeño y joven-gigante mortal,
– estatura que medía con su mirada espiritual -,
herido ya de muerte,
sólo,
y así,
tan joven,
como un baobab siendo desenterrado de un planeta
demasiado pequeño para ser su hogar.

El precio que se paga por nacer,
por bajar a Tierra –
es morir.

Y él estaba muriendo sólo, herido de amor.

Con él,
sin saberlo,
morían también poco a poco todos a su alrededor.

Recordarlo no siempre era fácil.

A veces por distracción
– ¡Que ocupada la vida de una diosa!,
ya fuera por trabajo,
diversión,
o por descanso –
y a veces simplemente porque él, de tanto dolor,
desaparecía de su campo de acción y conciencia,
como entre las sombras;
así como el agua se escurre entre las grietas
de las ruinas de un antiguo amor.

Tan joven,
y tan sólo.

¡Comprender esto la hacía sentir tan triste!
que pronto su corazón entero comenzó a llorar.
¡Le parecía todo tan injusto!
Que aquél espíritu libre se hubiera atrevido a encarnar,
motivado por un amor puro y necesitado de hogar,
y ahora hacía su paso por la Tierra silencioso, olvidado,
incomprendido, en absoluta y correspondiente soledad.
Quien lo había convocado,
long gone.

No era fácil recordar – hasta para una diosa –
que la vida es a veces así,
fuente de dolor.
Cuando amás a alguien tan fuerte,
su dolor se vuelve parte de tu corazón.
Y no es fácil sentir tanto dolor.

It’s only after having experienced love,
that it’s absence can be felt.
#love

Sentimientos

no if

if I told you I’m the worst person in the world

what would you say?

what are you already saying, with your absence amidst this pain?

true, no one lights a lamp to keep it closed away
we’re free

yet, who – lighten – moves away thus far,
leaving so many loved ones behind?

so much hurt

who covered love under a blanket,
without telling him the sheets were stained
with the sweat of someone else?

who dressed their children,
under clothes of lies and deceival’s pain?

if I told you I think you‘re the worst person in the world
and somehow I still love you
I’m still in love with you
what would you say?

and if I told you I understand now, how
love isn’t even possible without dealing at the very least
with the risk of pain

and I told I think it may be me
who’s the worse person in the world

what would you say?

terremoto-china-2008
Beichuan, China

 

padre, Pensamientos/Recuerdos, Relatos, Sentimientos

Un amor, y una duda

Hoy, hace 7 años, 9 meses, y 3 días,
naciste en un hospital en Pilar.

Llegaste a mi vida mediante un salto arriesgado y amoroso de fé,
enfrentando muchos miedos,
y varias dudas.

Tu llegada no fue fácil, en casi ningún sentido.

No había previsto que llegaras,
estando casi ciego
de tanto apuntar al futuro,
con la mirada puesta en el pasado.

Cuando te ví por primera vez,
me perforaron el amor,
la nostalgia,
miedos,
enojos,
celos,
y mil dudas.
I was scared shitless, beyond all form.

Tus primeros años no fueron fáciles,
ni para vos,
ni para mí,
ni para nadie en tu familia.

Hubo amor?
Sí. Mucho.
Y todavía lo siento muy vivo en mi pecho hoy.

Y hubo también confusión,
y frío,
y tormentas,
y caídas varias y
hubo también calor,
fuego,
fuego sagrado.
Espiritual y físico.
Y también mentiras, y silencios, y tantas confusiones,
que dieron lugar a tanto dolor.
Y malentendidos para todos y de todo tipo.

Ela,
bonita,
hija mía: hoy es el primer día de una nueva etapa en nuestra vida.
Yo sé que las cosas no fueron siempre fáciles para vos en el pasado, ni lo son hoy,
porque no ha sido fácil para nadie,
ni sé si alguna vez lo es, cuando se trata de amor.

Hoy se cumplen 7 años, 9 meses y 3 días
desde que tu mamá, con mi ayuda y la de much@s otr@s,
te dió a luz un hermoso día con dolor.

Hoy, después de compartir,
de aprender,
y de enseñarnos,
– mutuamente –
estos largos y dificultosos años,
para mí,
naciste de nuevo.

Esta vez estás con tu mamá.
Y yo,
aunque cerca,
lejos.

Esta vez te enseñé,
con el ejemplo y durante años,
sorteando todo tipo de dificultades,
uno a uno,
todo lo que soy,
lo que puedo,
y lo que no puedo.

Esta vez no voy a buscarte.
Esta vez te espero.

Te dije ya cuanto te amo,
y lo demostré con hechos.

No quiero agitar más las aguas,
– salvo que sea para chapotear, jugando, en algún charco –
ni que me fuercen a agitarlas.

Esta vez,
con todo mi amor,
que todavía sostengo a través de mi dolor,
te espero. ❤

guerra, hijo, padre, Pensamientos/Recuerdos, Relatos, Sentimientos

Meditación de un padre a un hijo

Hijo, a veces,
la única forma de evitar una guerra en un jardín atestado de guerreros,
es dejar las propias armas, y trabajar de jardineros.

Ese es nuestro legado de familia hijo.
Del Padre venimos, y al Padre volvemos.

No afilamos nuestras armas para matarnos entre hermanos,
sino que buscamos el bien para sembrarlo,
de manera tal que la cosecha sea mucha.

Buscamos la Verdad, la palabra justa.
Y hasta que no entendemos algo,
si no está en nosotros hacerlo,
no hablamos.

La guerra es cosa del pasado hijo mío,
y sólo peleamos cuando no podemos evitarlo.
Si algún día la guerra golpea tu puerta, hijo mío,
que tu pelea sea honesta,
amorosa,
verdadera.
Que sea en palabras, y no en hierro ni acero.
Que tu búsqueda sea la Gracia y que puedas encontrar Paz,
jugando.

Y tené siempre por recuerdo,
que un nazareno, de nombre Jesucristo,
pagó en cruz, con dolor y paciencia,
hace ya 2500 años*,
el precio de nuestra libertad perenne.

*: anacronismo poético.

Sentimientos

Sí, hiervo.

Lo reconozco,
fui vencido por una mujer,
que se volvió miles.
Una mujer como una flor, hermosa.
Un angel de mil rostros,
a quien le di mi vida.
Incontables veces la amé, dejándome ir y llevar más allá de mis límites conocidos,
y tantas veces como me amó, y la amé, llegaron después los desencuentros,
siguiendo siempre, hasta ahora, sin poder evitarlo, cada cual su camino,
dejando nuestro amor atrás, ambos heridos.

Lo reconozco,
en mi interior bulle un volcán,
y con dolor en mis nervios,
– lo reconozco –
hiervo de celos.

De una suerte triste-alegre,
de verte bien,
sin mí a tu lado,
después de haberlo dado todo,
una y mil veces,
aunque vos quisieras mucho más,
y mucho menos.

Sí, hiervo.
Del agua clara y pura de mis sentimientos,
y de mi odio más oscuro.
De la furia de mis celos,
que me deja el corazón en llaga al rojo vivo,
porque en noches como ésta,
y también durante el día,
tu compañía sea otra que la mía.

Hiervo de sentirme abandonado en las catacumbas de tu magnífica obra,
de tu imperio, de tu arte,
de tu hermoso plan de salvación excluyente,
en el que la verdad es sólo para algunos merecidos,
y la Libertad que ésta trae sólo para elegidos.
Hiervo de no ser yo elegido, habiéndolo entregado todo una y mil veces,
en el altar de tu dulce y sagrado fuego.
Hoy me siento, reflejado en tus actos y palabras,
poco más que un recuerdo incómodo en tu sepulcro antiguo.
¡¿Puede ser que en verdad no veas que sigo vivo?!

Te “desencamaste” conmigo,
y hoy me duele darme cuenta de que,
de quien en verdad te estabas desencamando, era de mí, conmigo.
Hoy soy poco más que una mancha de color entre tantas otras en tu obra.
Quizás la más crasa y brillante de todas,
la excusa perfecta para un plan de escape perfecto.
O quizás no soy más que otra sombra.

Un error del pasado, una locura de la infancia.
Un espíritu libre, tímido, guerrero,
de quien te enamoraste,
y a quien no pudiste evitar dejar encadenado a los remos de tu navío.

Me dejaste – poco a poco y por la fuerza – una hija brillante y hermosa, granted.
Que de puros celos y dolor, miedos, y años de mentiras y traiciones,
junto con mis dudas heredadas, ni siquiera tengo ya la certeza de que sea verdaderamente mía.

Así de herido me encuentro.

Y sí, así de herido, hiervo.

¿Cuándo pasé de ser un amante (alguien a quien amabas, y quien te amaba también), a quien amaste tanto como para tener una hija: tu primordial orgullo,
a ser un burro de carga,
un recurso,
una herramienta dañada, vacía?

¿Cuándo dejé de ser para vos tu amigo,
una persona en la que confiabas y te sostenía si caías,
guardian, amante y custodio voluntario,
– la persona con la que querías pasar el resto de tu vida –
y me volví sólo (a veces) útil, como padre?

Te ví alejarte,
cada vez más,
a través de los años,
sin importar cuanto esfuerzo hiciera por mantener viva la llama,
nuestro amor,
como si para vos la búsqueda de un amor nuevo no tuviera nada que ver con el antiguo.

Como si las personas que amamos fueran prendas de vestir, que uno se pone y se saca,
combinables, repetibles, intercambiables,
y la belleza del amor no tuviera nada que ver con mantener la coherencia.

Te ví desaparecer entre los árboles – en un bosque -, un día,
y me gritaste que ya no te gustaba,
y que ya no me querías.

Yo soy aquel,
que incluso al soltar no suelta,
porque el lugar que hice para vos en mi corazón,
aunque me duela,
es permanente.

Y cuando el peso de mis cadenas no es demasiado,
cuando te recuerdo viva,
y no lloro,
todavía hiervo.

Con el hervor urgente,
compulsivo,
de quien ve que se acaba la obra antes de haber vivido.
Y así,
tan lejos de un ser querido.

A mis casi 37 años, el miedo más grande de mi vida sigue siendo,
– como cuando tenía 10 años –
un futuro sin amor y sin sen()do.

Desperté una y mil veces, en el clamor de la noche, empapado en miedo.
¡Ningún camino conduce a ningún lado!
¡Todos los caminos conducen al vacío!

Y sin embargo, contradicciones a un lado,
cuando la inspiración ilumina la noche de mi Cielo,
todavía allí te veo:
Pura, como siempre,
inmaculada, niña,
sensible, risueña.

Ya lo sé, ahora estoy afectivizando sólo lo positivo.
La fórmula por excelencia para las desilusiones y el fracaso.

Podés considerarlo una invitación, un llamado.

A hacer cima juntos, otra vez, en la forma que sea.

A zambullirte una vez más conmigo,
en una relación donde el lenguaje es la verdad,
100% honesta,
sin cadenas, sin mentiras, sin excusas.

Un regreso juntos, a la inocencia.

Una nueva amistad, en un nuevo día.
Verdad, vení a mí, te lo ruego.
Iluminá con la luz de tu manto nuestras tinieblas.
Amor, vení también vos, y danos alivio siempre y pronto,
humildemente te lo pido.

Llanto, volvé a mí, te necesito.
Por favor llanto, lavá mis heridas.
Repará mi corazón,
y sea de aquí en más él quien vea, y ya no mis miedos.
Invitame a la Vida, hasta que en mí todo sea luz y cumplido,
y pueda decir al final de mis días, que en verdad he Vivido.

Amiga mía, Alma de Vida, por favor te pido,
no faltes nunca en mi compañía.
El olvido se esparció por mi casa y por mis tierras como un fuego,
y amenaza con dejar en cenizas mi destino.

Guiame, Espíritu Santo, por el camino de la Paz y la Armonía.
A mi verdadero centro. A l@s demás. A lo que importa.
Y ayudame pronto, te lo pido,
que mi vida fue puesta en tus manos,
y ya asomando el nuevo día,
todavía no aprendí el camino.

Amén.

Amen.